MEXICALI, BC (apro).- Luego de dos protestas multitudinarias en esta frontera contra la privatización del suministro del agua y el aumento al precio de las gasolinas, el gobernador Francisco Vega anunció la abrogación de la Ley del Agua de Baja California.
El mandatario estatal dijo que esta medida se adoptó para beneficiar a los bajacalifornianos, aunque advirtió que traerá problemas a largo plazo puesto que este servicio público requiere de estabilidad.
Con tres días de diferencia, en Mexicali se produjo el pasado jueves 12 una primera marcha de protesta pacífica por los efectos de la ley, que incluía el incremento de la tarifa en 27% por cobro, en la que participaron más de 10 mil personas, mientras que el domingo se realizó una segunda protesta que congregó a 45 mil hombres, mujeres y niños.